Mi papa y el año nuevo

Esto lo escribí el 2 de enero de 2017

Mi papa (y recurro a el porque es la referencia más pura que tengo de mi ser) me enseñó que cada año, no importando las circunstancias y posición económica, el Año Nuevo era digno de festejarse. Solos, normalmente sólo los 5, en casa, vestidos de gala (mi papa smoking y vestido de pe a pa lo mejor que podía) esperaba con ansia el 31 para despedir el año en los famosos portales de Veracruz y en la noche con mucha sencillez pero sobriedad y elegancia interna, celebrábamos tener una nueva oportunidad de empezar de cero. Cada año al final siempre por costumbre ha sido una calamidad y trae cargas positivas pero también sus encontronazos negativos mal plan, pero eso no impedía esta esperanza de por un momento pensar que mañana será mejor….con nuestras sencillas y pocas galas despedíamos un año para emocionarnos por uno que quizá iba ser igual o peor pero por un momento era un sueño traducido en minutos y solo se convertía en verdad al acabar las 12 campanadas de no sé qué estación de radio que lograba el sintonizar con ilusión. Bailaba con mi mama y siempre cantaba el famoso Viejo…recordaba a sus papas y se ponía nostálgico de no estar con sus hermanos que amaba.

Muchos años, yo en mi rebeldía de nacimiento, fingía no gozar sus sueños, deseos, pederismos, ritos, costumbres pláticas anécdotas y cada babosada tipo las uvas arroz en el techo calzón Rojo, lentejas maleta a la esquina barrer hacia afuera y demás cosas que en nuestro pequeño centro quizá era solo la esperanza de una vida mejor.

Hoy, mi primer año sin el en esta vida que me tocó, me acuerdo de cada momento, cada smoking, cada día al boluevard a filmar inútilmente el famoso primer amanecer del año y bueno, creo que en este día es la costumbre más arraigada que tengo de el. La esperanza de que hoy será un mejor día y ver que sigue….así nomas…. el día primero era de crudear clamatear ver americano comer recalentado y si bien nos iba irnos a comer manos de cangrejo y cockteles por ahí….pero aunque nos quedaremos en nuestra sencilla casa, teníamos que estrenar…dar la bienvenida al año estrenando aunque fuera la playera era símbolo que no nos faltaría que vestir en el año, esa tontamente era mi parte favorita….

quizá no me di mi tiempo para meditar y profundizar, pero en cada segundo de ayer y hoy me recordó aprender a valorar respirar y disfrutar, despacio, sencillamente disfrutar. Quizá sin ninguna gala ni pretensión y sin garras añorando tener mejores en 2017, sencillamente pensar en ser mejor humano que ayer. Vestida de gala por dentro será…. gracias papa

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s